B & J Transporte
Contáctenos 24/7 (722) 261 2078
Especiales y Promociones
Ixtapa

A 250 km de Acapulco, en la parte noroeste de Guerrero, se localiza la Nueva Riviera Mexicana, que comprende dos regiones diferenciadas por su ritmo de vida: Ixtapa y Zihuatanejo.

Por el lado de Ixtapa, “lugar de arenas blancas”, se encuentra un complejo turístico playero creado en 1972, que cuenta con una franja hotelera de tres km sobre las aguas del Pacífico y un gran ambiente nocturno, mientras Zihuatanejo, “lugar de mujeres”, es un antiguo pueblo de pescadores situado en una exuberante bahía llena de tradiciones e historia y rodeada de montañas que antaño sirvió como refugio de piratas y fue testigo de naufragios.

Cuenta la historia que el nombre de este lugar era el de “Cihuatán”, que significa lugar de mujeres.

Se dice que Hernán Cortés visitó este sitio y a partir de ese momento al nombre de Cihuatán los españoles le agregaron la terminación de “ejo”, como designación despectiva. Pero esta población sigue siendo tan hermosa como las antiguas mujeres que inspiraron aquel viejo nombre.

Zihuatanejo se localiza a 200 km de Ciudad Altamirano y a 237 km de la bahía de Acapulco, por la carretera núm. 200



Freixenet
Cava Freixenet, vino hecho en Querétaro

A pocos kilómetros de Querétaro, está el municipio de Ezequiel Montes, un lugar muy singular en donde con paciencia, se cultiva una tradición ahora muy mexicana: el vino.

En esta cambiante y caprichosa tierra existe lo que llamaríamos un ”oasis”, por las condiciones tan diversas de suelo y clima que presenta, desde desérticas hasta boscosas. El espacio aludido, con herencia procedente de España, y en particular de una región catalana, señala a las Cavas de Freixenet como un buen puerto de arribo para la cultura vitivinícola europea. Esta zona fue seleccionada entre varias, por ser una tierra generosa, debido a que convergen todas las características geoclimáticas óptimas para el cultivo de la vid. La bella finca Doña Dolores funge como una gran fuente de trabajo, captando la mano de obra de muchas personas que viven en municipios y poblados colindantes como el mismo Ezequiel Montes, San Juan del Río, Cadereyta, Querétaro, entre otros.

La finca es un espacio donde teja, madera y cantera se fusionan equilibradamente, haciéndonos sentir ese ambiente campirano que proponen las grandes haciendas con sus jardines ataviados con árboles frutales y la sierra que nos sale por doquier truncando el horizonte, sin omitir que desde ahí, podemos observar aquel rascacielos natural que es la Peña de Bernal.



Real del Monte

Ubicado en el Corredor de la Montaña de Hidalgo, a pocos kilómetros de Pachuca, este Pueblo Mágico te conquistará con su imagen que evoca “aquellos tiempos de bonanza minera” y sus deliciosos pastes.

Lo típico

Fiel a su tradición minera, Real del Monte ofrece al visitante artesanías elaboradas en plata, especialmente joyería. Con la técnica del repujado, también se elaboran ornamentos en madera y palma, así como canastas tejidas. Y si no vas preparado para el intenso frío, en las tiendas de artesanías podrás encontrar textiles de lana.



Huasca de Ocampo

Este pintoresco Pueblo Mágico es ideal para “pueblear”, pero sobre todo para convertirlo en el punto de inicio para explorar las antiguas haciendas y bellezas naturales que se encuentran en sus alrededores. De este destino destacan los Prismas Basálticos, unas extrañas formaciones rocosas verticales y horizontales bañadas por una cascada que componen un espectáculo único; las leyendas que circundan a la bella Ex Hacienda de Santa María Regla, que fuera residencia de Pedro Romero de Terreros y la primera hacienda en beneficio de la plata; y la Ex Hacienda de Beneficio de San Miguel Regla que hoy funciona como un agradable y romántico hotel rodeado por cuerpos de agua.